Rinoplastia Sin Cirugía

Rinomodelación de Nariz: Rinoplastia Sin Cirugía
Doctora Lucia Payá

Rinoplastia Sin Cirugía

La rinoplastia sin cirugía o Rinomodelación es un tratamiento de medicina estética que sirve para corregir algunos desperfectos de la nariz. En algunos de los casos, está pensado como procedimiento alternativo a una rinoplastia quirúrgica, o incluso como paso intermedio para posteriormente plantearse la cirugía.

En caso de que los defectos estéticos de la nariz sean corregibles a partir de esta técnica, se puede acudir a ella. Es el paso intermedio a una cirugía, que sí es algo definitivo. No obstante, es importante señalar que no todos los puntos a corregir en la nariz son susceptibles de mejorar con ácido hialurónico.

En la Clínica Iradia de Medicina Estética en Valencia ofrecemos esta técnica, que consiste en la infiltración de ácido hialurónico en ciertos puntos de la nariz. Es un tratamiento que asegura alta efectividad frente a alteraciones leves, y que mejora el perfil y la visión frontal de la nariz, pero no es aconsejable cuando lo que se busca es modificar la estructura ósea. En esos casos la solución pasa por la rinoplastia quirúrgica.

 

¿Cómo se realiza la rinoplastia no quirúrgica o rinomodelación sin cirugía?

Esta técnica es de carácter no invasivo. Es un tratamiento cada vez más demandado por los pacientes porque permite corregir alteraciones superficiales de la nariz sin necesidad de pasar por el quirófano. Las infiltraciones de ácido hialurónico son totalmente inocuas para el organismo, pues este compuesto es reabsorbido y producido de manera natural de manera interna.

Con esta intervención las opciones más comunes son el levantamiento de la punta de la nariz, redondearla, modificar el dorso, el caballete y actuar frente a las asimetrías. Recuerda que no es una técnica efectiva en el caso de que se quieran tratar malformaciones de la estructura ósea.

La rinomodelación se realiza generalmente en una sola sesión. El tiempo del tratamiento es de aproximadamente 20 minutos y no requiere de ningún tipo de recomendación previa. Solo se utiliza una dosis leve de anestesia para evitar molestias durante el tratamiento.

La eficacia de esta técnica perdura por un tiempo de 12 a 18 meses. Al finalizar este periodo, esas correcciones aplicadas en el aspecto estético de la nariz desaparecen, recuperando su aspecto original. En ese caso, el tratamiento se puede volver a aplicar sin mayores complicaciones.

 

¿Quién puede someterse a esta intervención?

La rinoplastia sin cirugía está recomendada para todas aquellas personas que quieran corregir asimetrías, irregularidades o defectos en su nariz. Es importante que el paciente haya cumplido ya los 18 años y que su nariz esté completamente desarrollada.

El resultado tras la aplicación del ácido hialurónico es inmediato. El procedimiento no requiere postoperatorio, no se genera inflamación ni dolor, y el riesgo es menor que el de una rinoplastia quirúrgica. A su vez, también es menor el coste del tratamiento.

 

Efectos secundarios de la rinoplastia con ácido hialurónico

Esta técnica se realiza de forma ambulatoria en la consulta. Quienes se someten a ella pueden volver a su vida cotidiana tras salir de la clínica.

Los resultados que se obtienen son altamente satisfactorios, dando lugar a una nariz más proporcionada y simétrica. El ácido hialurónico se inyecta en la zona deseada, siempre bajo el examen completo de un médico especialista.

No genera efectos secundarios de gravedad, únicamente puede producir algún leve hinchazón y hematoma, o una inflamación, que se solventa con el paso de los días. En esas primeras horas tras el tratamiento, cuando hay un poco de enrojecimiento en la zona, se puede corregir con maquillaje.

 

Ventajas de la rinoplastia no quirúrgica

La rinoplastia no quirúrgica utiliza el ácido hialurónico, un compuesto esencial en medicina estética y que está presente en numerosos tratamientos. Con él se corrige un aspecto estético de la nariz poco satisfactorio para el paciente con una eficacia plena asegurada y un tiempo de permanencia que puede alcanzar hasta el año y medio.

La principal ventaja frente a pasar por el quirófano es que no da lugar a cicatrices, la técnica es menos invasiva, el paciente puede volver a su vida cotidiana tras la intervención, y el resultado es inmediato.

En cuanto al aspecto económico se refiere, también ofrece un beneficio muy reseñable, y es que esta técnica tiene un menor coste. La contrapartida es que solo ayuda a corregir defectos estéticos, no actúa sobre imperfecciones a nivel de estructura ósea.

Muchas personas se interesan por este tratamiento como paso intermedio a una rinoplastia quirúrgica. Esta última sí va a ofrecer resultados definitivos. En caso de interés por intervenciones de este tipo, lo recomendable es pedir consejo a los profesionales de la medicina estética.

 

En Clínica Iradia somos amplios conocedores de la rinoplastia sin cirugía. Nuestras intervenciones garantizan un resultado óptimo desde el primer momento, con la certeza de que te pones en manos de profesionales altamente acreditados en el campo de la medicina estética.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés:

× ¿Cómo puedo ayudarte?