Lifting facial sin cirugía: hilos tensores

Lifting Facial sin Cirugía. Hilos Tensores en cara y cuello
Doctora Lucia Payá

Lifting facial sin cirugía: hilos tensores

El tratamiento de hilos tensores forma parte de las técnicas de lifting facial sin cirugía que ofrecemos en Clínica Iradia medicina estética Valencia. Es un procedimiento que tiene por objetivo tensar y rejuvenecer el aspecto del rostro y el cuello mediante el levantamiento natural de la piel.

Con los hilos tensores se frena la caída de los tejidos, la flacidez en la piel y el descolgamiento de algunas estructuras, ofreciendo un aspecto más tonificado en las áreas en las que se aplica. Es una técnica indolora no invasiva que no requiere el paso por el quirófano y que se ejecuta de manera rápida. Consiste en introducir los hilos tensores en la piel, que rápidamente son absorbidos, para que estos ejecuten su función.

 

¿Cómo se realiza este tratamiento de lifting facial con hilos tensores?

Los hilos tensores se utilizan en medicina estética desde hace más de 30 años. En todo este tiempo, el procedimiento se ha ido renovando y actualizando, incorporando materiales cada vez más efectivos. Los hilos, compuestos por polidioxanona (PDO), se colocan a través de agujas o microcánulas, sin necesidad de bisturí, y antes de introducirlos se aplica una crema anestésica sobre la zona a tratar, para que el paciente no sufra molestias excesivas.

El lifting con hilos tensores no tiene un sistema de anclaje fijo, sino que va suspendido en el tejido subcutáneo. Son de autosustentación o flotantes. Su grosor y forma puede variar en función de la zona en la que van colocados, pero siempre van sobre la dermis, para activar los fibroblastos y aumentar la formación de colágeno y elastina.

Este procedimiento conforma una especie de malla que soporta la piel e incluye el material de los hilos, que se reabsorbe de manera natural y no es nocivo; y el propio colágeno que se ha visto estimulado. Este conjunto de factores consigue que la piel se vuelva más elástica, más luminosa, con más vitalidad y rejuvenecida.

El tiempo de reabsorción de los hilos es de aproximadamente seis meses y la duración del tratamiento, en cuanto a su efectividad, se mantiene por un tiempo que oscila entre un año y un año y medio. Este tratamiento no ofrece un resultado inmediato, sino que es de carácter progresivo. A las dos semanas ya se nota mejoría estética en la piel y pasados tres meses el aspecto de esta es óptimo.

 

¿Dónde se aplican los hilos tensores?

Este tratamiento de lifting sin cirugía se utiliza principalmente en la cara y el cuello, pero también se puede llevar a cabo en otras zonas como los brazos, los muslos o el abdomen. La técnica se muestra generalmente muy efectiva en áreas donde la piel haya perdido su firmeza por el paso de los años u otros motivos.

En Clínica Iradia ofrecemos hilos tensores como lifting facial sin cirugía. El procedimiento ayuda a definir el óvalo facial, difuminar las arrugas y elevar los tejidos de la cara que van descendiendo como proceso natural vinculado al envejecimiento.

Entre los hilos tensores que trabajamos en nuestra clínica están el monofilamento y los propios tensores. El primero aporta más densidad a la piel y los segundos son los que verdaderamente tiran de la piel para mantenerla en una posición alzada, sin caer, evitando las señales de envejecimiento. En función de los deseos de cada paciente y el análisis de los profesionales, se opta por una u otra fórmula, o bien por la combinación de ambas.

 

Efectos secundarios y contraindicaciones

El lifting facial sin cirugía tiene una duración aproximada de 45 minutos. Los resultados comienzan a ser efectivos desde su aplicación, pero como es un tratamiento que estimula la formación de colágeno, la efectividad total no se alcanza hasta pasados unos tres meses.

Los hilos también mejoran la circulación de la sangre. Esta efectividad se mantiene aproximadamente por un año tras el paso por la clínica. Recordamos que la reabsorción del material, totalmente inocuo para la piel, sucede en torno a los seis meses desde el procedimiento.

Por lo general, es una técnica eficaz y que no genera efectos secundarios de gravedad. Solo se observa dolor pasajero y edema que va remitiendo en cuestión de días. En caso de que se rompa algún capilar, que no es habitual, puede aparecer un hematoma que no requiere mayor preocupación.

El tratamiento se puede combinar con otros procesos no quirúrgicos destinados a mejorar el aspecto de la piel, como la mesoterapia facial o los rellenos con ácido hialurónico. Tras la sesión, la paciente puede volver a recuperar sus hábitos cotidianos sin mayor preocupación.

 

 

Los hilos tensores son una técnica no quirúrgica conocida desde hace décadas. Su alta eficacia como lifting facial sin cirugía explica por qué sigue siendo un tratamiento tan demandado por parte de las clientas. En Clínica Iradia ofrecemos esta técnica con total seguridad y la garantía de un resultado plenamente eficaz.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés:

× ¿Cómo puedo ayudarte?