Plasma Rico en Plaquetas

Plasma rico en plaquetas (PRP)
Doctora Lucia Payá

Plasma Rico en Plaquetas

Los tratamientos basados en el plasma rico en plaquetas o PRP son una realidad y una promesa. Una realidad si tenemos en cuenta los usos ya aprobados en la medicina estética de Valencia o cualquier ciudad medianamente poblada del país, y una promesa si somos conscientes de todo lo que nos falta por conocer sobre el óptimo aprovechamiento de este principio activo obtenido del propio paciente.

 

¿Qué es el plasma rico en plaquetas?

El plasma rico en plaquetas es un material biológico que un paciente se dona a sí mismo, por lo que es imposible que existan reacciones alérgicas o rechazo. Se obtiene de su propia sangre mediante una extracción, tal y como se haría para realizar una analítica convencional.

Esta sangre extraída se introduce en una máquina que, mediante la aplicación de una fuerza centrífuga, logra que los eritrocitos o glóbulos rojos se depositen en el fondo de los tubos de ensayo. Tras el proceso, se observa, cómo la sangre roja aparece con tres zonas bien diferenciadas: aproximadamente la mitad es de color rojizo intenso, por la acumulación de los eritrocitos sedimentados, y hay otra mitad amarillenta transparente con un halo blanquecino en la superficie. Es ahí donde se encuentra el plasma rico en plaquetas.

Lo que se utiliza en Medicina Estética es ese halo blanquecino, pues es ahí precisamente, donde se concentran las plaquetas. Las plaquetas son las responsables de la reparación de tejidos, y de la coagulación de la sangre cuando se produce una herida. Esa función regeneradora de las plaquetas se mantiene incluso en ausencia de herida. Esto hace que sea un tratamiento antienvejecimiento óptimo.

Mediante infiltraciones controladas en capas profundas de la piel o del cuero cabelludo, logramos aprovechar ese poder regenerante de las plaquetas aisladas en el plasma.

¿En qué consisten los tratamientos de Medicina Estética basados en PRP?

Hoy en día, la manera que tenemos de aprovechar el potencial regenerador de las plaquetas y del PRP implica la utilización de microcánulas o agujas muy finas para depositarlas allá donde nos interesa estimular la regeneración celular.

Esta zona puede ser el cutis, piel del cuerpo envejecida por la exposición ambiental tal y como sucede con la zona del escote en países cálidos, o también el folículo piloso. En este último caso, perseguimos estimular el crecimiento del vello. En concreto lograr que los cabellos del cuero cabelludo cobren vigor y grosor.

Hasta el momento, el uso de plasma rico en plaquetas para fortalecer los cabellos se aplica sobre todo en el tratamiento de la alopecia androgenética incipiente o en etapas medias.

Cuando se aplica plasma rico en plaquetas en la piel se logra un efecto rejuvenecedor completo, entendiendo como tal un aumento de los niveles de colágeno y elastina, y la recuperación de la flexibilidad perdida por el envejecimiento biológico o la exposición ambiental. La piel luce no solo más firme y elástica, sino también más luminosa, pues hemos logrado que durante un tiempo se regenere a una velocidad que ya no es la que corresponde a la edad biológica (a partir de los 25-30 años la piel se regenera cada vez más lentamente).

Se puede utilizar como tratamiento antienvejecimiento preventivo a partir de los 30 años, o bien con fines restauradores en edades más avanzadas o en pieles dañadas.

Se necesita esperar unas 3 o 4 semanas para comenzar a ver los efectos, tal vez un poco más si estamos tratando una alopecia. Para obtener buenos resultados se necesitan entre 3 y 6 al año, separadas entre sí al menos un mes.

Los tratamientos con plasma rico en plaquetas ofrecen resultados sorprendentes, a pesar de que la técnica continúa en proceso de investigación para ver si es posible otros usos. Para asegurarse de la eficacia de un tratamiento con PRP, necesitamos hacerlo llegar a la zona donde interesa que actúe, y por ello, empleamos micro cánulas o agujas de calibre muy fino.

Los tratamientos con PRP presentan la ventaja adicional de llevarse a cabo con suero donado por el propio paciente. Es un tratamiento bastante llevadero en cuanto al dolor, y no hay posibilidad de rechazo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de interés:

× ¿Cómo puedo ayudarte?