Luz Pulsada Intensa (IPL)

Luz pulsada intensa
Doctora Lucia Payá

Fotorrejuvenecimiento facial con Luz Pulsada Intensa (IPL)

La luz pulsada intensa, o IPL, es uno de los tratamientos estrella en cualquier centro de medicina estética. Es una forma de fototermoterapia con múltiples aplicaciones. Aunque la más conocida es la fotodepilación, también se emplea para el rejuvenecimiento de la piel y para tratar lesiones vasculares faciales, manchas y acné.

¿En qué consiste exactamente el tratamiento con IPL? ¿Ofrece resultados duraderos? ¿Es un método costoso? Aclaramos todas tus dudas a continuación.

 

¿Para qué sirve el tratamiento de luz pulsada?

El tratamiento con IPL se puede aplicar en la cara, el cuello, el escote e incluso el dorso de las manos. Además, presenta muchas ventajas que se citan a continuación:

  • Verás la piel más tersa, firme y luminosa. Desde la primera sesión notarás cómo recupera su frescura.
  • Reducirás la pigmentación de las manchas y obtendrás una coloración más homogénea en la piel. Quedarán atenuadas las rojeces de la cara, el cuello y el escote, dependiendo de dónde se aplique el tratamiento. También mejorarán las pecas o la pigmentación irregular fruto de la exposición solar abusiva.
  • Atenuarás las arrugas.
  • Reducirás el tamaño de los poros y mejorarás la posible textura áspera.
  • Mejorarás el acné y sus cicatrices, reduciendo el eritema y la hiperpigmentación propia de la inflamación que genera esta afección de la piel.
  • Actuarás sobre las lesiones vasculares y los capilares dilatados.

 

¿En qué consiste un tratamiento de luz pulsada?

Tu centro de medicina estética en Valencia evaluará las necesidades de tu piel y aplicará el tratamiento de luz pulsada con los parámetros idóneos, ajustándose a las necesidades de cada paciente. La sesión tiene una duración aproximada de 30 minutos, y permite reincorporarse de manera inmediata a los quehaceres diarios.

El fotorrejuvenecimiento facial con IPL consiste en la aplicación de luz intensa en zonas específicas, como manchas, rojeces de origen vascular, o áreas con evidente falta de tono. Se emiten unas ráfagas de luz en un corto espacio de tiempo, y éstas son absorbidas por los pigmentos naturales (como la melanina y la hemoglobina), según su longitud de onda. De esta manera los propios pigmentos la transforman en calor sin dañar los tejidos adyacentes. El proceso se denomina fototermólisis selectiva.

Profundizamos brevemente en este proceso para que se entienda bien. Hay que tener en cuenta que la piel tiene cromóforos naturales, como el agua, la melanina o la hemoglobina. La longitud de onda que se aplica cuando se utiliza la luz pulsada produce diferentes efectos en ellos, de manera que, cuando el cromóforo absorbe la luz, se calienta, degradándose así la estructura que lo contiene. Puede ser un folículo piloso, por ejemplo, pero no se dañan los tejidos circundantes.

Para incrementar sus efectos, el profesional que realiza el tratamiento con luz pulsada puede regular la intensidad y la frecuencia de los pulsos en cada disparo, así como su número y su duración. Su conocimiento de la piel le permitirá emplear el tratamiento de la manera adecuada, considerando la fototipia de cada paciente, su grado de hidratación y otras características.

No es necesario aplicar anestesia tópica porque se trata de un tratamiento indoloro y no invasivo.

 

¿Cuáles son los resultados de un tratamiento de luz pulsada?

Al finalizar la sesión, es posible que veas que las manchas están más oscuras, pero se van aclarando pasados unos días e incluso desaparecerán. Las que no desaparezcan precisarán de más sesiones.  También observarás un ligero enrojecimiento que se atenúa a los pocos días, así como algo de inflamación. En todo caso, para apreciar totalmente los resultados después de cada sesión deberán pasar unos 30 días.

Para conseguir unos resultados visibles y duraderos, lo mejor es someterse a entre tres y cinco sesiones, dependiendo de las necesidades de tu piel. Serán profesionales quienes lo evalúen.

Podrás hacer vida normal desde que salgas de la clínica, siguiendo siempre las recomendaciones.

  • Limpia e hidrata la zona entre sesiones, con jabones y limpiadores no irritantes.
  • Usa protección solar muy alta y evita la exposición directa al sol.
  • Aplica una crema regeneradora.
  • Evita el ejercicio de alto impacto.
  • No te apliques masajes faciales.
  • No te sumerjas en agua caliente.
  • Evita el maquillaje, más aún si la zona tiene irregularidades o está enrojecida.
  • Vigila la aparición de ampollas, erosiones o infección. En ese caso, ponte en contacto con el centro para que te prescriba un tratamiento específico.

Conviene destacar que las personas que tienen previsto tomar el sol durante un periodo vacacional o por otro motivo, deberían posponer el tratamiento. Hay riesgo de hipo o hiperpigmentación, así que habrá que esperar a que la piel recupere su tono natural y usar siempre cremas con un factor de protección alto.

Ya conoces todo lo necesario sobre la luz pulsada: su facilidad de uso, su versatilidad y su efectividad. No es de extrañar que sea un tratamiento presente en cualquier clínica de medicina estética en Valencia, y en Iradia somos especialistas. ¡Estamos deseando conocerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés:

× ¿Cómo puedo ayudarte?