Tratamiento de hiperhidrosis: palmas, plantas y axilas

Tratamiento corporal
Doctora Lucia Payá

Tratamiento de hiperhidrosis: palmas, plantas y axilas

La hiperhidrosis en las palmas de las manos, en las plantas de los pies o las axilas es una afección bastante común que puede afectar hasta a más de un 1% de la población. Se denomina hiperhidrosis a la sudoración anormal y excesiva que no necesariamente está relacionada con el calor o el ejercicio pudiendo incluso interferir en las actividades cotidianas. Es más común en adolescentes y adultos jóvenes.

Este sudor en las manos, también en otras partes del cuerpo, produce un cierto estigma social, pues la persona que padece hiperhidrosis puede mojar la ropa e incluso gotear. La hiperhidrosis tiene un fuerte componente hereditario, pero en otros casos aparece por el consumo de fármacos, episodios de estrés o por otras patologías.

En la mayoría de casos se inicia en la infancia más temprana, pero no se diagnostica hasta la adolescencia. Si no se trata puede perdurar durante toda la vida. Este problema causa sudor en las axilas, en las plantas de los pies y en las palmas de las manos. El proceso interno que lo explica es una actividad muy elevada, es decir una hiperactividad de las glándulas sudoríparas provocadas por una hiperestimulación nerviosa.

 

¿Cómo se trata la hiperhidrosis?

Existen varias fórmulas eficaces para tratar este exceso de sudoración. Una de ellas consiste en la aplicación de desodorantes antitranspirantes. Si esta opción no se muestra eficaz, otra posibilidad son los medicamentos orales, la cirugía o la inyección de toxina botulínica.

La aplicación de toxina botulínica es el tratamiento que ofrecemos desde Clínica Iradia Medicina estética Valencia. Es una técnica que se utiliza principalmente en axilas, pies y manos. Con ella se bloquean temporalmente los nervios que estimulan la sudoración. El efecto dura entre 4 y 6 meses. Es un tratamiento muy demandado justo antes de la época estival, ya que muchos de nuestros pacientes relatan que los síntomas se agravan con el calor.

Este tratamiento ofrece una alta efectividad para pacientes con hiperhidrosis primaria local y es una opción muy interesante a medio camino entre el tratamiento conservador con desodorantes y la cirugía.

La cirugía, que se reserva para los casos más graves, consiste en la coagulación y corte de los ganglios del sistema nervioso simpático para interrumpir la transmisión de impulsos nerviosos a las zonas de mayor sudoración. Esta intervención hace desaparecer la sudoración en más del 95 % de los pacientes y es un proceso que no requiere ingreso hospitalario, con vuelta a la vida normal pasadas unas 48 horas.

 

Bótox para tratar la sudoración excesiva

La toxina botulínica es una potente neurotoxina que consigue bloquear la liberación de acetilcolina. De este modo se reduce la producción de sudor. Su efecto principal es causar parálisis y relajación en los músculos en los que se inyecta debido a su acción sobre la unión neuromuscular.

Este tratamiento es especialmente eficaz para tratar la hiperhidrosis de las palmas de las manos, que es junto con la de las axilas, la que más malestar provoca. Los resultados son visibles tras pasar solo unos días después del tratamiento, pero el efecto es temporal. En este sentido, es aconsejable repetirlo cada 4-6 meses, o en su defecto, cada nueve meses, para que las glándulas sudoríparas vayan perdiendo potencia y los resultados se mantengan de manera más permanente.

Este procedimiento con bótox se utiliza para la sudoración excesiva en las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies. En las manos y en los pies puede ser necesario aplicar anestesia, pues puede ser algo doloroso. Las personas que se someten a este tratamiento pueden volver a su vida normal tras la sesión. El tiempo de cada sesión es de unos 20 minutos.

La toxina botulínica, por su capacidad de producir parálisis muscular, se ha extendido ampliamente en medicina.

 

Tipos de hiperhidrosis

La hiperhidrosis se clasifica en dos tipos: primaria y secundaria. Es primaria cuando la causa se desconoce, pero está producida por un fuerte componente hereditario. En cambio, se habla de hiperhidrosis secundaria cuando el exceso de sudoración es una consecuencia derivada de otra afección médica.

En este caso, el sudor puede segregarse en las zonas habituales: palmas de las manos, plantas de los pies y axilas, en todo el cuerpo, o solo en una zona concreta. Las patologías que provocan este exceso de sudoración son el consumo de ciertos fármacos, algunas enfermedades cardiovasculares, afecciones pulmonares, la menopausia, el Parkinson, lesiones en la médula espinal, acromegalia, algunos tipos de cáncer, síndrome carcinoide o hipertiroidismo.

La hiperhidrosis en las palmas, plantas y axilas se puede tratar mediante distintas técnicas, todas ellas muy efectivas. La aplicación de bótox es un tratamiento a medio camino entre fórmulas conservadoras y la cirugía. Su grado de eficacia es muy alto y además no genera efectos secundarios de gravedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos de interés:

× ¿Cómo puedo ayudarte?