Arrugas de expresión
Botox

Suaviza las arrugas de expresión por medio del toxina botulínica

La toxina botulínica o botox (como se le conoce habitualmente), es una proteína purificada que inyectada en pequeñas dosis en la piel y en el músculo que hay debajo, consigue relajar la contracción muscular responsable de la aparición de arrugas, suavizando las ya existentes, y evitando la aparición de nuevas arrugas de expresión.

En un primer momento, el botox se utilizaba para eliminar completamente todas las arrugas de la cara, dando lugar a caras planchadas y muy estiradas. En muchos de los casos, los resultados eran poco naturales. Actualmente, el objetivo no es eliminar todas las arrugas del rostro, sino que lo que se busca es suavizar expresiones, evitando así mostrar una tensión acumulada.

La toxina botulínica ha conseguido mejorar el conocimiento de la anatomía facial, y la forma de trabajar los músculos responsables de la expresión. Se utiliza principalmente para relajar las arrugas de expresión del tercio superior de la cara (patas de gallo, entrecejo y frente), cuya correcta aplicación logra rejuvenecer el aspecto del rostro con un resultado muy natural y sin alterar la expresividad. También puede emplearse para el tercio medio e inferior de la cara (cuello, escote, arrugas perilabiales, sonrisa gingival…), si bien aquí su uso es más limitado en cuanto a resultados.

En muchas ocasiones habréis oído hablar del botox como una herramienta preventiva. Pues bien, esto es cierto. Es un tratamiento dirigido, por norma general, a pacientes entre 30-40 años. Consiste en la infiltración de pequeñas dosis para suavizar gestos de enfado, infelicidad, stress, cansancio… que muchas veces refleja nuestro rostro, pero que no concuerdan con las emociones que realmente se quieren transmitir. De esta manera, tratamos las arrugas de expresión (aparecen cuando gesticulamos), a la vez que prevenimos la aparición de las arrugas estáticas (aparecen en reposo).

Toxina botulínica Botox

En Clínica Iradia, disponemos de 3 marcas comerciales: Vistabel, Azzalure y Bocouture. Todas ellas tienen la misma molécula activa y están respaldadas por estudios con gran evidencia científica en cuanto a seguridad y eficacia. Utilizaremos una u otro dependiendo de las características del paciente.

El tratamiento consiste en la inyección de pequeñas dosis con una aguja muy fina, por lo que el tratamiento no es doloroso. No precisa de anestesia. Tras el tratamiento es fundamental evitar durante 4-5 horas sudar en exceso, utilizar caso de moto, spas, saunas, ejercicio físico.

Los resultados comienzan a verse a las 48-72 horas, alcanzando el efecto máximo alrededor de los 15 días. El paciente deberá acudir a la revisión a los 15 días para valorar los efectos y poner más dosis en el caso de que fuera necesario. Sin tener en cuenta las inyecciones adicionales que fueran necesarias en la revisión, es fundamental evitar reinyecciones frecuentes de botox, pues esto puede ocasionar que se vaya perdiendo eficacia del producto en futuras sesiones.

La duración del efecto es de unos 4-6 meses en función del paciente y su musculatura, siendo su duración cada vez mayor si se continua con el tratamiento.

Precio: Completo 390 € (Entrecejo, frente y patas de gallo).

× ¿Cómo puedo ayudarte?